Buenos días!! Quiero contarles que el servicio de mi iglesia del día de ayer fue de total bendición a mi vida. No me mal interpreten, todos los servicios son de bendición pero ayer fue algo especial y quiero compartirlo con ustedes.

Hay momentos en la vida donde uno se siente desorientado, perdido, frustrado, sin motivo de vivir y muchas cosas más. No se ustedes pero lo que soy yo, me he sentido así muchas veces!!.. Eso puede ser causa de muchas razones. Por ejemplo: la edad, belleza, el físico, no tener un buen trabajo, no poder comprar el carro que nos gusta, desear salir a pasear a varias partes del mundo y no poder hacerlo, no tener una familia, amigos, novio, esposo etc… Eso es hablando solamente de lo material, muchos de nosotros también sentimos frustración en el área espiritual. Deseamos que Dios levante nuestro ministerio o que Dios nos use en otras áreas y no vemos que este pasando mucho.

El ponernos así solamente nos causa confusión, perdemos dirección y no sabemos a donde ir. Queremos hacer todo lo que esta a nuestro alcance y posibilidad para obtener todo lo que deseamos, y aún haciendo todo lo que humanamente es posible, no pasa nada. Y nos preguntamos, porque nada me sale bien? Porque me esfuerzo tanto y todo es en vano?.. Cuando la pregunta que deberíamos hacer es “Dios, que estoy haciendo mal?”.. Lo peor que podemos hacer es no tomar en cuenta a Dios en nuestros planes. La Biblia dice que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos, muchas veces nuestra decisiones las hacemos con fundamento humano y con nuestra propia opinión e inteligencia. Es rara la vez que nosotros tomamos en cuenta a Dios en nuestra decisiones, por eso nos va mal y nunca podemos alcanzar nuestras metas y sueños.

Su palabra alumbra nuestros pies, quiere decir que nos muestra exactamente donde estamos parados. Para llegar al punto o al destino que queremos alcanzar primero tenemos que saber exactamente donde estamos parados. Por ejemplo, cuando vamos al mall y consultamos el directorio o el mapa, primero buscamos la tienda a la que queremos ir, luego que la hemos encontrado tenemos que saber donde estamos exactamente para poder llegar a ella verdad? La palabra de Dios es como ese directorio, te muestra el camino de como llegar a tu meta pero también te muestra donde estamos parados. No puedes ir a ningún lado sin antes saber tu ubicación actual.

Es lumbrera a nuestro camino. La vida esta llena de incertidumbres, nadie sabe a lo que nos vamos a enfrentar según vayamos avanzando. Nuestra vida tiene que estar llena de esa luz, entre más luz tengamos, más visibilidad tendremos para avanzar. Un ejemplo muy claro para esto es cuando vamos en nuestro auto manejando en la noche, si tenemos poca luz es menos nuestra visibilidad, vamos a baja velocidad para evitar algún accidente o pegarle a algo, ya que nuestra visibilidad esta limitada y eso nos hace ir más lento. Pero si tenemos una luz potente nos hace ver mucho más lejos y eso nos da confianza para aumentar la velocidad porque podemos ver mucho mejor y a una larga distancia. De la misma manera es en nuestras vidas, entre menos tenemos de la luz de Dios que es su palabra, más lento será nuestro avance, pero si nos llenamos más de su palabra nos llenaremos mas de luz que iluminara nuestro caminar, aumentaremos nuestra velocidad pero lo mejor de todo es que a través de esa luz seremos guiados también por la voluntad de Dios.

Así que cualquiera de ustedes que se sentía confundido y frustrado como yo me sentia ya te comparti la clave perfecta para seguir avanzando en esta vida y poder alcanzar todos nuestras metas y sueños de acuerdo a la voluntad de Dios. La biblia es el mejor manual de vida que nos da las respuestas a nuestras inquietudes. Que sastifaccion me causa haber encontrado de nuevo la dirección del camino que Dios destinó para mi. Es hora que actualicemos nuestro GPS y retomemos la ruta que tiene como destino nuestras metas y sueños. 🙂

Ambar Duran

Advertisements