Como decíamos el lunes pasado, muchos consideramos que la vida de un cristiano se vive dentro de un circulo de batallas, bendiciones, batallas, bendiciones…… Pensado bien se podría decir que es cierto y no hay nada que podamos hacer al respecto para cambiarlo, así es la vida.. Pero lo que si podemos hacer es cambiar la manera de pensar y verlo desde otro punto de vista. El mejor ejemplo que podemos tener de como reaccionar ante las batallas y bendiciones es Jesus.

Como Jesus reacciono ante las batallas y bendiciones?

El ministerio de Jesus empezó después del bautizo del Espíritu Santo sobre su vida, pero después de esta grandiosa experiencia batallas empezaron a surgir. Tentaciones empezaron a atacar.. “Si tu eres el hijo de Dios”.. En nuestro caso seria “Si tu eres un cristiano”, el enemigo puede hacernos preguntas acerca de nuestra identidad que tenemos como hijo de Dios las cuales fácilmente nos pueden llevar a otras direcciones. Todos hemos leído que la primera tentación que el enemigo le puso a Jesus fue en aquella ocasión donde Jesus estaba en ayuno de 40 días y 40 noches “Si tu eres el hijo de Dios diles a esas piedras que se conviertan en pan” la respuesta de Jesus fue “no solo de pan vivirá el hombre sino que de cada palabra que sale de la boca de Dios”. Transfiriendo este acontecimiento bíblico a la actualidad, lo ponemos comparar con las cosas materiales. La mayor parte del tiempo nos afanamos por querer conseguir todo lo material, necesidad que nunca podemos satisfacer porque siempre queremos mas y mas. Dejando aun lado el pan espiritual el cual es mas importante suplir que cualquier necesidad material.

Y así a cada tentación o batalla Jesus respondió con la biblia, con palabra de Dios, lo cual después de cada batalla pelada gozaba del tiempo de bendición. De igual manera debemos de hacer nosotros, al leer la biblia se no es revelado el carácter de Dios, a la misma vez vemos como Dios nos protege de las mentiras y nos equipa para enfrentar las batallas. La vida no solo se trata de ver como nos podemos defender de las batallas sino que también de ver como podemos sacar resultados positivos de cada una de ellas. Jesus estaba en una misión, estaba empezando a construir su equipo los cuales serian sus primeros discípulos, no perdió el enfoque y a pesar de las batallas siguió el camino correcto. De igual manera tenemos que actuar nosotros, debemos de enfocarnos en la misión que Dios nos a dado y seguir los pasos de Jesus, pasos firmes hasta llegar a cumplir dicha misión.

Ambar 🙂

Advertisements