Existen tiempos en nuestra vida personal, iglesia y ministerio en que nos sentimos atrapados incapaces de poder movernos y seguir avanzando. El aceleramiento es emocionante y con el trae retos. En el nuevo testamento Jesus llama a sus discípulos y los manda a predicar su palabra y a sanar al enfermo, en otras palabras los mando a evangelizar al mundo y cambiar la sociedad. Era el tiempo de ellos para acelerar.

Cuando aceleras haces que la oposición se incremente, entre mas aceleras mas criticas debes de esperar. Los hombres de Dios siempre han tenido que enfrentar oposición, el rey David enfrento muchos enemigos. La oposición y los enemigos son extremadamente dificultosos y dolorosos, pero en Cristo tenemos la promesa que todo lo podemos con El a nuestro lado. Vivimos en un mundo hostil en el cual la oposición no nos debe de sorprender, oposición la cual puede venir incluso de las personas que están mas cerca de nosotros. Estamos viviendo tiempos en los cuales los cristianos están enfrentando persecución por lo que han creído, por su fe. Pueda que nosotros no estemos sufriendo ese tipo de oposición pero si tenemos que estar siempre a la expectativa que se nos presentara, ya sea que venga de nuestros amigos, familias, compañeros de trabajo que no creen en lo que nosotros creemos.

Sacrificio, siempre tenemos que estar listos para sacrificar algo. Nuestro amor a Dios debe de exceder el amor que tenemos a esa persona por la cual damos todo. Si nosotros queremos que Dios nos use mas, si queremos acelerar mas, tenemos que sacrificar muchas cosas las cuales impiden que Dios ocupe el primer lugar en nuestras vidas. Nada de lo que nosotros hacemos como servicio a Dios es en vano.

Disfrutemos el reto, Si nosotros queremos ver aceleramiento en el reino de Dios debemos ser personas que nos guste el reto. Dios nos reta cada día, nos reta en la dificultad, en las alegrias, en la adversidad y lo hace simplemente para sacar lo mejor que hay en nosotros y a la misma ves para que nosotros pongamos por obra su palabra. A El le gusta ver a sus hijos activos, esforzados cada día. Dios es un Dios de guerra, no conoce el temor, no sabe que es el miedo, no conoce la derrota y su ADN corre en nuestra sangre, en otras palabras el carácter de Dios esta en nosotros, solo es de que lo activemos 🙂

velocimetro

Ambar 🙂

Advertisements